31 octubre, 2005

Sobre el número dos y las teorías duales

Quien conoce mi oficio, y algo esta versado en el tema de las ciencias exactas, pensará que hablaré sobre las particularidades de ciertas álgebras lineales o espacios de operadores matemáticos. Nada más lejos de realidad sin embargo, no pretendo matar de aburrimiento al lector y con mis palabras solo llegar a quien no necesita que yo le de clases sobre esta clase de conocimientos ya que ya sabe. En cambio quiero referirme a la pasión de la humanidad sobre lo que he dado de llamar teorías duales o de los “opuestos”. Como su nombre bien lo indica se tratan de maneras de captar la realidad enfocándola como si fuera creada por dos fuerzas enfrentadas. El ejemplo más fuerte e inculcándolo desde nuestra temprana niñez (más aún en casas con creencias religiosas) es el de “el mal” y “el bien”. Como bien puede anticipar el lector, estos tienen sus representantes místicos en la clásica dupla del Dios y el Diablo, Yahvé y Lucifer, Mahoma y su montaña, Buda y quiencarajohayajodidoaBuda (¿una mina pidiéndole ejecutar una posición complicada del Kamasutra? Nota mental: averiguar). Ciertamente el autor está podrido de que todo se divida en elegir un bando u otro, arriba o abajo (estamos en manos de un paranoico, sí, JJ), blanco o negro (¿y así hasta el infinito Mola?). Creo que el universo esta compuesto de colores rojo, verde, azul, etc. (los grises ciertamente no son de mi agrado, pero también existen). Creo que deberíamos dejarnos de joder y admitir la posibilidad de grados intermedios, posibilidades infinitas que no deben juzgarse como pertenecientes a de un lado u otro de la línea (¿amarilla? por favor manténgase atrás de). Una alternativa para conciliar esta cuestión sería la unificación de estas fuerzas en una sola (mis colegas que lean esto mostraran una sonrisa, he mostrado la hilacha de físico). En este sentido siempre recordaré con reverencia al escritor Hernan Hesse y su libro “Demian” en donde plantea una única deidad que contenga ambas poderes. Diría, casi citando a Hesse, que un dios perfecto tiene que estar compuesto de ambos elementos. All in one, “All in all is all we are” (All apologies– Kurt Cobain), “y en la calle codo a codo somos mucho más que dos” (Bennedetti), etc. Bueno, creo que se entiende la idea. Entonces este no es el post número dos de este día sino el uno y nadie me venga a protestar de que conté mal, no molesten. ©

© Extraído de la revista digital de literatura, arte y opinión "Líneas Cuánticas" (futuro) nro. 2, Ediciones QuímicaTeórica. Para solicitar el nro. 1 de la revista, y de paso presionar para que se editen nuevos ejemplares escriba a quimicateorica@yahoo.com.ar

El motor del deseo

Este post puede explicar... ¿qué? Nada, no iba a decir nada....

Desde el inicio de la psicología, y mucho antes también con las distintas corrientes filosóficas, el hombre se ha indagado a sí mismo, buscando las razones y lógica de su propio comportamiento. Fue Freud, que escandalizó a toda la sociedad de principios de siglo XX con sus teoría de la personalidad, diciendo lo que nadie se atrevía a decir, pero que todos sabían en sus “inconscientes” (palabra que justamente sacó a relucir de su galera alemana el señor Sigmund). Claramente postuló que el comportamiento de un individuo esta signado por el impulso del motor del deseo, y en este sentido dividió o clasificó el deseo en dos tipos: el deseo sexual o eros, y el deseo de autodestrucción o pulsión de muerte o tánatos. Así es como miles de años después de que los chinos inventaran el ying-yang viene un occidental vienés a confirmarlo (por favor no se rían). Más allá de la originalidad o no de nuestro amigo germánico, podemos darle el mérito de plantear una teoría más completa del ser. Dejamos la descripción o investigación sobre los detalles de esta teoría a los aficionados al diván, entre los cuales se contó en algunos momentos, al autor de esta nota. Lo que nos importa más es la verdad fundamental detrás de los detalles técnicos abstractos.....la que postula que somos deseo en acción. Quien no desea está, literariamente o poéticamente muerto. El deseo nos signa de manera poderosísima: el cumplirlo nos deja felices pero vacíos y el no cumplirlo nos puede llevar a la más grande de las frustraciones, la depresión o simplemente a la “neurosis” (Otra vez vocabulario psicológico ¿Qué pase por aquí? ¿Qué me acueste donde? Sí, licenciado. ¿Esto me va a costar mucho? ¿Cuánto dijo que costaba la hora? ¡Pero que barbaridad! ¿Qué se cree? Por esa guita me compro una botella de la mejor de las vodkas y tomándola me olvido de los problemas o mejor aún me voy a garchar una prostituta y a la mierda todo!: "¿Por qué no las dos cosas ya que ud. tiene como nick Mr_deseo" Ehhh, esta bien, creo que me quedo.)

20 octubre, 2005

Las palabras (y los escritores)

It’s so relieving to know that you’re leaving as soon as you get paid
It’s so relaxing to hear you’re asking wherever you get your way
I’s so soothing to know that you’ll sue me, this is starting to sound the same
I miss the comfort in being sad
Kurt Cobain

Las palabras son hermosas u horribles por lo potencialmente hermoso u horrible que pueden crear. Las palabras pueden crear en nuestras mentes la imagen más excelsa y bella, como describir el peor de los infiernos y aterrorizarnos. En este sentido se puede pensar que las palabras son como putas. Putas que dan de sí mismo lo mejor según quien pague más y mejor. Increíble es la prostitución de las palabras que no se quedan con un solo escritor (gracias a Dios), sino que se mudan y repiten en otros aún así sin llegar a mecanizarse.
Las palabras buscan todo refugio posible donde cobijarse con un intempestivo instinto de supervivencia, con una racha incierta y siempre la sensación paranoica (y certera) de sentirse perseguidas (porque es eso lo que hacemos los escritores) y con un deleite masoquista de aceptar la persecución. Muchas veces las palabras cesan su fuga y se sortean entre los distintos escritores que están a su caza. Cuando las más bellas, o las especialmente buscadas caen en las redes de un escritor este dice que tuvo "inspiración". De esa manera caótica caen donde sea, desde el papel más fino y delineadas por pluma importada a como en este block barato mal caligrafiadas con la birome que encontré por ahí.
Cualquiera fuera el dueño transitorio de las palabras sabe que ellas tienen dos propiedades fundamentales: Una que ellas lo dominan a uno (cuando uno piensa que uno domina a ellas); y segundo que uno se enamora casi instantaneamente de ellas no matter how ugly they are.
La segunda propiedad es innegable y es la que trae al escritor los mayores conflictos. Entre esos conflictos se hallan que al sentirse dueño (y enamorado) de las palabras el escritor toma posición crítica (muchas veces ambigua) sobre ellas según su personalidad. Los vanidosos y/o narcisistas se ven reflejados en ellas y las dejan sin retoques cuando un buen maquillaje a veces vendría bien; los severos y adustos son exigentes y las quieren exprimir, cambiar su orden o su forma o tamaño. Es así como las palabras se vuelven las mimadas y acosadas haciendo una relación sado-romántica con el escritor.
Todo esto es hasta que de un momento a otro se esfuman dejando al escritor tan vacío como antes de su llegada y ansioso como tigre enjaulado por su retorno hasta la próxima vez.
Hasta luego, te dejo cien pesos en la mesita de luz, que duermas bien.


14 octubre, 2005

Que lo parió!

Me acabo de dar cuenta que esto del blog lo hace a uno infinitamente narcisista (o ya era narcisista y esto me lo incentiva a full). Estoy mandandole la dire de mi blog a todo el mundo que puedo! Uyyy! ¿Que pasó con la filosofía "Castaneda" de dejarse dar importancia a uno mismo? Perdón..... :$

Carta a Kurt (Cobain)

Cielo de los rockeros
Su nube
Querido Kurt:

Morirse es extinguirse lentamente de la memoria colectiva. Vos tambien lo sabías, Kurt, quisiste hacerte el heroe pero lo sabías. Ya estabas agotado, cansado de tanta mierda. Los motivos los puedo suponer: tu esposa, las drogas, la acidez estomacal, lo negro de la fama, etc. Tus verdugos te fueron secando (ellos eran en los que en su mente cantaban tu canción "I drain you"), llevandote a la locura en tan temprana edad.
No creo que le tuvieses pánico a la vejez, todavía estabas lejos de ella. Tampoco me creo demasiado tu frase "mejor quemarse que extiguirse lentamente", vos tenías mucho combustible almacenado. Algo te terminó de quebrar, algo te dolió mas que nada. Es díficil evaluar, no estuve en tu piel, solo se de vos por terceros y tus palabras en el diario intimo que no alcanza.
Te cuento que acá en Argentina,y en el mundo, las cosas no están muy bien. Falta más ese espiritu rebelde que diga basta a muchas cosas. Hay gente concientizada, pero no la suficiente para parar las odiosos fábricantes de guerras y subyugación. Te lamentarías mucho si vivieras del presidente de tu país
y como lleva las relaciones exteriores entre otras cosas. Ojalá igualmente que volvieras y convocaras multitudes con tu gritos. Volvé negro, te perdonamos, come as you are...

13 octubre, 2005

Auto-descripción (o reflexion sobre el concepto de inteligencia?)

Yo soy así, ¿no lo ven? prácticamente nulo, solo que me hago notar... Sí, esta bien, debes en cuando se me ocurre algo, quizas con suerte una genialidad, un buen chiste, una frase que pega (dame mas poxiran-droga), pero nada más. ¿Qué si soy inteligente? Que se yo, no se que parámetro hay para medirlo, para mi eso de inteligente, poco inteligente o nada inteligente es una mierda. El que es "retrasado" tiene la inteligencia de vivir sin problemas, sin dramas; la carga del mundo la llevan los inteligentes. ¿Qué si mi cuento entre ellos? Lo dudo, como mucho seré un apenas sobresaliente de la línea promedio. ¿Qué por ser licenciado en física debo ser inteligente? Tonterías, nonsense, mitos populares, quizás capacidad de raciocionio, amor por lo abstracto, pero nada más. Quizas porque dudo de mi mismo digo esto o porque dudo del significado de la palabra "inteligente". O quizás fui inteligente mientras estudié la carrera y ahora soy nadie. Mirenme, confinado a una oficina frente a una computadora todo el puto tiempo ¿Es eso ser inteligente? Ojo, que no digo que inteligente sea Hawkings o Einstein, aunque se aproximan a la idea. ¿Qué es para mí ser inteligente? Inteligente es una persona con buena intuición lógica y que la sabe utilizar para el bien, que es buena persona, además tiene que tener dones diplómaticos, saber relacionarse que es lo más importante en este mundo. He conocido muchas personas supuestamente "inteligentes" que luego muestran su lado oscuro, su egoísmo, su mala ambición. Creanme, esos, no son inteligentes.

Ud tambien puede escribir!

Pocos saben esto, pero yo escribo (además de este blog, obvio). Empezé a escribir poemas por alla en el año 1993, cuando ingresé a la facultad aquí en la ciudad de La Plata, Argentina. Fueron poemas de amor a las dulzuras que conoci por ese entonces. Luego me puse de novio en el 1994 con una chica (evitaremos el nombre, pero ella es leyenda). Esa fue mi primer novia y me duro unos 6 años. En el año 2000 cuando nos separamos yo estaba desolado y escribi tristes poemas. Gracias a Dios conoci rapidamente a otra chica que ahora es mi amor. A pesar de ello deje bastante la escritura, los años 2000, 2001 y 2002 (principalmente ese último) fueron muy duros para mi. Despues re comenzé algo, aunque mi producción fue de distinta clase y en menor cantidad. A partir del año pasado empecé a ir un taller literario e incurrí un poco más en la prosa con resultados exitosos. Este año empecé con otro taller dirigido por un amigo mío. Espero que estos comentarios hagan a mas personas animarse a ir un taller literario o a escribir.

Re Make

Hola! Esta es la 2da. vez que creo un blog aquí. La 1era vez hice una sola entrada y por falta de comentarios y dificultad en subir imagenes lo abandoné e hice un blog en msn. Ahora vuelvo y espero que sea con todo. Por breve introducción diré que soy argentino y licenciado en física (Sí, como Einstein, pero sin su genio) y de ahi viene el nombre del blog. Este blog contendrá opiniones y reflexiones de distinto tipo y no necesariamente relacionadas con mi profesión o con la ciencia. Ya verán... Preparense