17 noviembre, 2005

Soy el feliz poseedor de ... (bis)

Una magnolia.
Un vaso de plástico que contiene agua y la magnolia a modo de florero.
Una computadora donde escribo esto.
Un montón de compacts de música,
algunos archivos de mp3 que ilegalmente bajé de la web (¡menos de 5 mil, lo juro, no me demanden!)
Un montón de libros desparramados en cajas, mesas y el dormitorio (todavía no tengo biblioteca).
Una ansiedad de tener más compacts y libros
Unos anteojos que me dan más aspecto de intelectual, pero realmente los necesito.
Una chomba verde tipo rugby de Irlanda de “Kevinstone”, pero me la regalaró mi vieja hace como 7 años y la sigo usando (confieso que me queda bien y que me gustaría otra preferentemente de Gales).
Un orgullo a veces estúpido, una humildad a veces necia (pero gana el orgullo definitivamente y a mi pesar).
Un reloj pulsera marca trucha (¡ya tuve tantos y los perdi o rompí!)
Un anillo con guardas romanas que tambien me regalaron, pero me queda bien cool.
Una barba rala rubia, sin bigote, pero juro que a mis amigos les parece piola.
Un celular viejo que uso como despertador, pero ya no más.
La memoria de haber tenido un celular nuevo, pero NO MORE (say no more).
Un toquito de fotos, pero no las muestro mucho para que no descubran que no envejezco y se piensen que soy inmortal como Luis Landriscina.
Unas ganas locas de vivir pero como muchísimo (será por ser algo tanatofóbico).
Algunos arreglos dentales y por lo tanto algo de plomo, y por lo tanto la manera de construirme alguna bala casera, andá a saber para qué. (¿para matar al hombre lobo dentro de mí? )
Unas ganas locas de que se mueran a algunos tipos que realmente parece que se lo merecen y empiezo a dudar si soy pacifista de verdad o solo es un truco para ocultar mi agresividad interna.
Un deseo sexual algo errático, a veces exacerbado, otras muy apagado. (Hoy en la quiniela del libido salió “el baboso”, veremos mañana)
Una novia que no quiero perder por ahora, y no me jodan, que ya se que muchos opinan que la monogamía es aburrida y que me estoy perdiendo la joda pero bueh.
Un motivo entonces, para acercarme al árbol, hacerme el distraído y arrancar algo…
Una magnolia.

4 comentarios:

El profanador dijo...

Me gustó la forma de unir el final con el principio.
Tu novia tiene Poder o cuanto menos claridad; no creo que alguna vez sea una buena idea perderla y la monogamía puede no ser aburrida, pasa que nos han entrenado para aburrirnos fácilmente y no profundizar en ninguna cosa.
Abrazo!

Circe dijo...

profanador lo veo envidioso, de la magnolia .....:P

El profanador dijo...

jajaja...
No Circe, quiero demasiado al amigo físico como para hacer otra cosa que alegrarme por las flores que la vida le ha puesto en el camino ;). Justamente por eso no me gustó el "por ahora" de las no ganas de perder a la novia... un guerrero debe estar atento al momento en que por delante de los ojos pasa su centímetro cúbico de suerte, estirar la mano y no dejarlo escapar!!!!
Cómo era eso... "tenemos la obligación de creer que las cosas buenas durarán para siempre".
Mis saludos a ambos, Circe y Deseo.

Anónimo dijo...

Flores. Son muy difíciles de cuidar y por más cuidados que uno les de siempre se marchitan. Por eso no tengo flores. Debo confiar en ellas? ¿Pregunta práctica o poética.? En fin, sí tendría una Magnolia, me contaron que era frágil como todas las flores , pero que no muere. Aunque la soltaras o se secara, su perfume seguirá ahí, intacto, y ella sobrevivirá al hombre más torpe.
Esta flor es Eterna...es Incondicional, camina sus calles y verás.
Yo quiero una!!!!!!!! No arrancás una para mi? Jaja
Saludos chico y ya visitaré las calles de LP esperando encontrarte en una esquina cualquiera...
a vos
o a la Magnolia.
Sofía