23 febrero, 2006

Hablando de fierros

- Lo que pasa - dije a mi novia - "es que yo soy como un Ford, un auto clásico, mientras vos soñabas con un convertible y conseguiste este Ford pero seguis añorando el convertible"
- No, -me responde - yo no quiero un convertible, me gusta el Ford pero quiero hacerle un tunning.
- Pero no se puede - dijimos a coro
- No se puede - continuó ella - entonces estoy reflexionando si aguantarme los ruiditos y lo que gasta de combustible o dejarlo y seguir a pata.
- Un clásico como yo, tendrá sus molestias, pero a pata, no te va dejar nunca.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mensaje para la novia del Ford.
No hay nada peor que tener como pareja un auto viejo. Pero bueno este es un caso especial, lo importante de un cuatro ruedas, es que te puede llevar a donde quieras, y sobre todo si tiene gran imaginación, lo cuál es un adicional, es como el air bag!!!!
asi que relájese y disfrute ..que autos así, ya no se fabricannn
massssss.