31 mayo, 2006

Frases en un tren 2

* Creí que había matado al poeta interior, que con tanta rutina, tanto hastío, tanta cruda realidad lo había extinguido y podía enterrarlo con todos los honores. No me dí cuenta que en realidad lo que hice fue mantenerlo escondido, encerrado con no más alimento que su preferido: la luz de la luna. Ahora me maneja desde su penumbra y tarde o temprano tomará control de mi vida.

* ¡Que magnifíca ave el águila! La envidia que le tenía me hizo olvidar la envidia que ella me tenía de mi.

* Menoscabado por el sentimiento de rencor, me consolé pensando que cuando todo esto se acabara podría volver a tener una vida normal.

* Empieza lentamente la mañana levantando la persiana y dejando que la luz penetre tu cocina y/o tu living. Nada mejor despues que tomarse el desayuno mirando la ventana y preguntandose que es lo que depara el mundo allá afuera.

* Cuando el hombre, pero por sobre todo la mujer, entienda que el corazón tiene tantos lugares como el deseo entonces desaparecerá la palabra traición.

* Si pequé fue porque primeramente creí en el pecado. No hay pecado sin moral y no hay moral ante la inmensidad del tiempo universal comparado con lo efímero de nuestras vida.

* Cuando cedí a las tentaciones me hice débil, pero al mismo tiempo más humano.

* Mientras abrazo la almohada no pienso en vos ni en otra; pienso en la almohada.

* El tiro de gracia está al alcance de la mano. El dedo sobre el percutor ya empezó a dudar, ese es el comienzo de la esperanza.

30 mayo, 2006

Frases en un tren 1

Pequeña intro: Hoy en día viajar en tren para mí es una costumbre, una rutina, pero años atras no lo era. Había cierta magia al viajar en el tren desde La Plata hasta la desconocida y enorme ciudad de Buenos Aires. Fue en uno de esos viajes que escribí las siguientes frases. Mañana entregaré algunas frases que escribí este año. Como ven, aunque con diferencias circunstancias el momento del viaje se presta a la reflexión y a veces la inspiración pica hasta que no te podes contener y agarras el cuaderno, hoja o bloquesito y lo dejas escrito...

* Tremenda es la vida del guardia del tren. Con ningún destino se conforma; menos, por supuesto, con las estaciones intermedias. Él no comprende palabras como nacer o morir; estos dos conceptos se confunden y funden en uno representativo de la estación terminal. En ella siempre comienzan o terminan un nuevo ciclo, sin saber cual de estas cosas ocurre verdaderamente pues han estado haciendo esto eternamente...

* De las muertes más dañinas menciono una en particular: la de haber muerto sin haber amado lo suficiente.

* Esa angustia que me provoca la belleza de una mujer. Melancolía de no besarla, amarla y que sea mía. O simplemente que me acoja entre sus brazos y me consuele de la dureza de la vida, y que me conforte con sus labios...

* Siento que me falta algo y no sé que es. Es que la soledad siempre forma un vacío. Nada me podría consolar más que la belleza de una mujer a mí lado. Mi espíritu es santo a pesar de todo; por lo menos lo es esencia. Por favor ámame...

* Buscando un refugio para mí alma, hallé tu puerto, mujer. Acéptame, a mí, el marinero de la vida. Encallaré en tus costas, recorreré tus playas y besaré tu arena. Que el viento de la costa me acaricie. Quiero quedarme y no salir a navegar. Que tus aguas me bendigan y me bañe desnudo en ellas siempre...

* Mi amada: ¿Porqué siempre es tan difícil besarte? Siempre te veo en mis sueños; solo te siento en mi mente. Mi corazón te llama, pero mis labios no te encuentran. La sensación reinante es la de tu ausencia. Es terrible mi inocencia de la esperanza de volver a encontrarte...

* Escribo, escribo como enamorado, escribo como loco. Mi destino está en otra parte, sin embargo, estoy aquí. Acostumbrado a las amarguras, violentamente me quejo ante el Altísimo y no recibo respuesta. Mi alma está perdida, lo sé, y tu buscas fracturarla aún más. Déjame, busco a alguien que por lo menos no me haga daño. Mis palabras son fuertes pero mi cabeza tiembla ante estos pensamientos. Siento dolor. Ahora solo te pido que me trates mejor: realmente te amo y no puedo hacer nada en contra de este sentimiento.

* Este es un mundo oscuro donde hasta tiemblan las hojas verdes de los árboles fornidos.

* Sobre las pérdidas de tiempo: me tienen harto, hasta la perilla. Si me pasa algo por culpa de ellas, entonces estar‚ puteando contra las mujeres. Que Dios las ampare a todas ...

23 mayo, 2006

Premoniciones

Algo podría llegar a ocurrir, pronto...


PD o dialogo interior: Algo groso, espero. Más detalles a dar en el futuro, probablemente cuando ya ocurra, jejeje.

17 mayo, 2006

Fantasía 1

Como no enamorarme, como te necesito ahí, donde estás, bien atada de pies
y manos al final del callejón sin salida. Pero no fui yo, yo no podría haberte hecho esto y sin embargo ahora que ya estás ahí y todavía no me descubriste creo que te voy a dejar atada. Pienso en acercarme y darte un beso, pero no, algo me detiene. Creo que es la belleza de la escena y mi fascinación por ella. Entonces me quedo quieto y ni siquiera te hablo, te dejo ahí, que algún otro disuelva tus nudos. Yo, yo me quiero quedar con esta imagen en la memoria, click, fotografía. Ahora que lo pienso quizás fui yo,pero no, demasiada obra maestra. Me alejo sin hacer ruido, bye bye hermosa.

10 mayo, 2006

Crímenes imperceptibles

Hace poco un amigo mío me preguntó si cometería cierta fechoría y dije que podría llegar a ser, que ahora ni se me ocurría pero las circunstancias de la vida podrían llevarme a eso. Recordar esta conversación me llevó a la siguiente reflexión: ¿Cúal es el peor de los crímenes? El asesinato ¿no es cierto? (la violación es un crimen aberrante, pero al menos la víctima permanece viva y quizás con tratamiento psicológico se pueda recomponer del trauma). Bueno, suponiendo que estemos de acuerdo que el homicidio es el crimen más grave yo les pregunto a ustedes ¿nunca asesinarían a nadie? Por supuesto la respuesta natural de todos uds. será no (al menos tenga algún psicopata entre la audencia). Pero en realidad no se trata de psicopatas, se trata de ver que pasa si es que nos enfrentaramos a la posibilidad real de asesinar a alguien que nos repugna (por no decir, que "odiamos") alguien como por ejemplo Videla, Bush (para muchos detestable salvo para los cada vez menos conservadores pro-norteamericanos), Bin Laden, Massera, etc. (¿de pronto este blog o este post se volvio político?). Y tuvieramos la oportunidad de hacerlo sin testigos, sin pruebas que nos incrimen, e inclusive, si gustan, de una forma no violenta; de tal forma que nunca se probaría que fuimos nosotros....Entonces ¿no cambiaría su idea? No hay alguno que piense: "y... en esas circunstancias.... en fin... ". Pólemico dilema, ¿no? Quizás tendríamos que pensar un cambio en el concepto de "crímen" para solo los que no haríamos ni que estuviera asegurado nuestra coartada....

PD: Aprovecho a recomendar el libro de título homónimo al del post, novela del escritor argentino Guillermo Martínez. ¡Muy bueno!

05 mayo, 2006

Siendo un buen surfer

Hay que saber aprovechar la ola positiva, hay que saber exactmente cuando subirse a la tabla para estar sobre justo sobre la cresta. Hay que saber sostenerse bien, palpar los vaivenes, hacer las ziszagueos elegantemente mientras se va a la orilla. Pero, principalmente, hay que entender y resignarse que la orilla finalmente llegará y cuando llegue el momento, cuando falte poco, hay que saber bajarse de la tabla, afirmar bien los pies y salir caminando hasta la arena. Sentarse, descansar, mirar el mar, y solo cuando ya no se soporte más la ansiedad, entonces ahí volver a cazar una ola.