05 mayo, 2006

Siendo un buen surfer

Hay que saber aprovechar la ola positiva, hay que saber exactmente cuando subirse a la tabla para estar sobre justo sobre la cresta. Hay que saber sostenerse bien, palpar los vaivenes, hacer las ziszagueos elegantemente mientras se va a la orilla. Pero, principalmente, hay que entender y resignarse que la orilla finalmente llegará y cuando llegue el momento, cuando falte poco, hay que saber bajarse de la tabla, afirmar bien los pies y salir caminando hasta la arena. Sentarse, descansar, mirar el mar, y solo cuando ya no se soporte más la ansiedad, entonces ahí volver a cazar una ola.

3 comentarios:

circes dijo...

por fin se dignó a aparecer , todo un mes sin escribir.....!!
Mientras se surfea en la cresta, al menos algo indica que la vida te tiene ocupado, motivado, entusiasmado, en los zigzagueos, en las bajadas bruscas, el problema sobreviene, cuando todo eso deja de importar...
cuando ya no importe la cresta, ni la bajada, ahí nos hablamos... yo estoy cerca del 'cuando ya no importe'...

Paxzu dijo...

ahhh bueno volvió...
pasó a saludar
ala noche después de mi exámen de Roma paso a leerlo y aver si comprendo sus desapariciones.

beso

Don físico dijo...

Circe: es para que me esperen con más ansiedad.

Paxsu: ¿Como le fue en el examen de Roma? Supongo que bien, todos los caminos conducen a ella. No trate de comprender mis desapariciones, limitese a mis apariciones.

A todos: no es que escriba poco, sino que uds exigen mucho, jejeje.