17 julio, 2006

Encriptando

Al final era cuestión de abrir los ojos y ver que no valía la pena. Que por algo no había otros en la posición donde él quería estar en el futuro. Que quien tanto exige, tan poco se lleva. Que el cerebro con venas de hidrogeno líquido tenían poder de cálculo pero nunca romperían la jaula de acero. Que elegir, mejor elegir otra cosa, seguir camino y en lo posible no volver a tener miedo a las encrucijadas, eso era todo.

4 comentarios:

Mariposa}:{Mística dijo...

El miedo, sólo nubla tu visión y te hace estrellarte contra todo lo que la niebla te oculta.

beso

Don físico dijo...

Ah, la niebla, que tema....otro día hablo de la niebla, prometo. Besos mariposa.

Analía dijo...

No se venga abajo físico.
Fuerza.

Abrazo.

Don físico dijo...

Sibila: gracias por tu ánimo. Besos.