19 septiembre, 2006

Mujeres imposibles 1: Encuentro fortuito

Amarillo

El amarillo triste de tu espalda mojada me seduce.
El amarillo inmortal de tu mirada,
el sol en tus ojos, gitana.
Eres lo último y lo primero
como siempre alfa y omega.
Perfecta creación son tus muslos dorados
y tu cará hindú de tercer ojo rojo.

Me avizoraste a la salida,
en el tren estabas.
Hermosa, brillante, te escribo.
Te escribo porque no te conozco
ni te conoceré jamás.
Solo te imagino, virgen, casi intacta.

Me miraste y me derretiste
me mentiste una mentira dulce y amarga,
blanca y amarilla.
Me dijiste que vendrías a visitarme
me dijiste que vendrías a besarme.

¡Ay! Como te quiero, me conquistaste.
Lástima, lástima, no estás.
Lástima, lástima, no te tengo.

2 comentarios:

Mariposa}:{Mística dijo...

tiene mucha sonoridad.

Y mucha metáfora.

Creo que la anterior me gustó mucho más.

beso

Don físico dijo...

Mariposa: ya se viene la próxima de la anterior serie. Gracias por tu visita y tu comentario.