11 diciembre, 2006

Fin de semana largo

¿Porqué nunca es suficiente?

¿Porqué a veces es demasiado?

12 comentarios:

Mariposa}:{Mística dijo...

Porque simplemente a veces la balanza se balancea
porque sensillamanete a veces no es nada
otras es todo
chinchan o chinchon o yin y yang o chinchulin!

beso

Mariposa}:{Mística dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Lucy in the Sky dijo...

Me moría de ganas de tener 3 días para no hacer nada en particular y, de repente, el sábado a la tarde, extrañé la oficina, la gente, el aula. Y me preocupé.

angeldreams dijo...

Has escuchado hablar de la teorìa de la relatividad?
jajajaja.... ;)

Don físico dijo...

Wow, veo que el tema ha dado para hablar, a ver....

mariposa}: {mística : ¿Cuando es todo y cuando es nada? ¿Que balanza pesa (balanceandose como loca) los avatares de la vida? ¿Estás proponiendo una especie de justicia (divina? mística?) que equilibra todo? Yo no estaría tan seguro. Gracias la poesía.

lucy in the sky: ¿A vió? A veces la rutina nos come tanto que despues no somos más que rutina.

angeldreams: ¿Teoría de la relatividad? Me suena, creo que era algo que me daba el profesor mientras que yo escribía poemas de amor desesperados.

Paloma dijo...

Holaaaaaa Amiguisimo!!!
La respuesta que me surge es "dime con quién lo pasas y te diré qué le pasa a tu reloj"...
Besito

Ary dijo...

Por qué no anda el aire acondicionado?

Maris dijo...

Eso es lo lindo Don, el no suficiente, es nuestro motor a buscar mas. El demasiado, si es de Amor esta buenisimooooooooooooo.
Beso

Anónimo dijo...

Uy! Hace rato que el fin de semana para mí dejó de ser un tiempo de descanso... aunque viene bien que baje un poco la actividad en esos días. Introduzco un subtema: ¿Cuáles son las causas de la famosa depresión vespertina dominical?

Don físico dijo...

paloma: Creo que viene por ahí el tema.

Ary: Algo peor todavía: ¿Porqué no tengo aire acondicionado?

maris: Hay suficientes que mueren y hay amores que matan.

eduardo: Ud. eligió la profesión de al revéz, donde el fin de semana es trabajo y la semana es "descanso" al menos comparativamente con el fin de semana, jejeje. La depresión dominical viene porque uno sabe que al otro día tiene que volver a la rutina del trabajo.

Paloma dijo...

Permiso Don... me engancho con el subtema que introduce Eduardo... Hola Eduardo!!! sabés qué? a mi me parece que tiene que ver con qué hizo uno de su tiempo libre, qué elecciones hizo y si uno es congruente con las mismas... en todos los sentidos... desde tirarme panza arriba a descansar metida en el cono del silencio de Maxwell hasta decir que sí a un asadito donde se me reclama atención y cordialidad durante varias horas, estar con mi pareja o mi familia...
Sentir que uno quiere hacer algo y está haciendo otra cosa o desea estar con alguien y no poder estar es cruento y estar en el lugar equivocado a la hora no deseada y con quienes justo no tenía ganas, suele resonar fiero adentro al bajar la cortinita del domingo por la tardecita...
El hombre está, diría, técnica y geneticamente diseñado para estar con un otro, generalmente los balances cotidianos del final del día, nos remiten a un otro y ese otro es también quién nos constituye, por eso elegir nos hace libres... al menos un poco más libres de esos pequeños cuadritos comunmente denominados "depresivos" a los que yo prefiero mencinar como "bajónes por un casi in sight" por vernos, por darnos cuenta...
Muy bueno el punto que marcaste como subtema Eduardo, visitante de luxe, gracias.
Che Don... te dejé todos los comentarios que te debía... salí del laboratorio y volá un ratito conmigo...
Besitos...

Anónimo dijo...

Mi estimado, lamento (ya que estamos en este análisis de los días de descanso) desmitificar acá el legendario axioma que atribuye a los consagrados un enorme trabajo durante el fin de semana que luego se reduce drásticamente a lo largo de los días. De hecho, mi domingo es relativamente sereno. El sábado es un día cargado, pero también lo son los otros días. En realidad, depende más del lugar en el que estés que del día de la semana. Algo que compartimos con el resto de los mortales.