11 junio, 2007

Pequeña historia del comerciante hindú

-¿Cuándo creí en tus ojos? ¿Cómo fue que me perdí en tu mirada, niña? ¿En que momento dejé de ser macho para comvertirme en hombre? No sé, nadie lo sabe con certeza. Quizá, sospecho, que fue desde el primer momento en que nuestras vistas se encontraron, se entrelazaron en la distancia en la cena que ofrecieron tus padres. ¿Cómo no fascinarme de tu cara y de tus gestos? Brillabas en la multitud de la fiesta. Después tuve la oportunidad de hablar contigo, niña. No sé como lo hice porque estaba como hipnotizado. Y tu te mostrabas tan sabia, tan recta, con apenas 15 años...Pero callé mis deseos, sino ¿qué se diría de mí? Jamás podría atreverme a revelar mis sentimientos y anhelos. Ya estabas comprometida y casada, como la tradición lo indica. Igualmente, después de ese día, aunque me fui, aunque me seguí mi destino errante, siempre te conservé en mi mente como la joya más preciosa. Y cuando pasaba por tu pueblo evitaba tu casa, pero aunque huyese te buscaba y finalmente te encontraba en una plaza o en un mercado. Así es como me volví loco, así es como me decidí a matar a tu esposo, así es como me presento ahora ante ti, desnudo y asesino. Así que besame y matame. Besame y matame.
Y se escuchó el disparo bien fuerte en la cuadra , che.

6 comentarios:

GaMe dijo...

Yo lo escuché,

yo lo escuché....

Gabu dijo...

Lo bueno de la vida es que hay certezas que se presentan una sola vez,es como quedar hechizado ante la magia de una mirada...

P.D.:Lamentable final...Constantemente se tienden puentes invitándonos a cruzar de un lado a otro,también de nosotros mismos...

"Besame y matame..."
Y renacieron juntos...

BESOTE!
(sic) YVCOJ
(sic) QJXSSR

circes dijo...

Bésame, mátame...he notado su escritura como a caballo, como si alguien lo corriera ....debe ser algún espíritu que siempre intranquilidad y lo hace pegar saltos en el teclado...jejeje.
Cuidado con los espíritus.
Cuánta pasión contenida, espero que tenga donde canalizarla o materializarla.Vive aún esa niña de quince? o es quizá la sublimación de alguna compañera de viajes de bs.as. a La plata?
jejej
bruja total....! Perdón D.F.

Lucy in the Sky dijo...

Cuando empecé a leer, percibí que era una historia de amor. Cuando hablaste de la primera vez que se cruzaron vuestras miradas, recordé la escena en que Romeo conoce a Julieta. Me convencí de que estabas haciendo un paralelismo con esa historia cuando dijiste que ella brillaba en la multitud de la fiesta. Lo reafirmaste al decir la edad de ella y su destino prefijado.
Después, cuando hablás de que te fuiste, pensé qué hubiera pasado si Romeo se hubiese ido de Verona. El final confirma que el destino no puede cambiarse. Sigue siendo una tragedia.

Hermosa historia, donfis. Te dejé una invitación en mi blog. Un beso.

Don físico dijo...

game: ¿Fuerte el ruido, no?

Gabu: no todos los finales son felices.

circes: Existe algo llamado imaginación.

Lucy: Juró que no me plagié.

angeldreams dijo...

Valió la pena.