29 diciembre, 2009

Nueva vida

Cuando llegó navidad yo ya estaba satisfecho, porque el mejor regalo del mundo ya me lo había hecho mi esposa al mostrarme un test de embarazo positivo! Hoy ya les puedo mostrar mi bebé de apenas 8 semanas (7.3 cuando tomaron esta imagen).


¡A partir de aproximadamente 7 de agosto vamos a ser tres en la familia!

¡Gracias Dios por esto y feliz 2010 para todos!

03 noviembre, 2009

¿Porqué creer?

Creer significa anular la duda. Cuando uno cree, ya no duda, sino no sería creencia. Ese absoluto de la creencia es al cual me escapo. Yo dudo de todo, y por lo tanto no creo. Paradojicamente entonces creo en la duda. No creer no significa confiar en la mente racional y descartar toda posible evidencia o intuición de una realidad sutil no palpable y no descripta en libros de física, sino también dudar igualmente tanto como de la mente racional como de las supuestas evidencias como también de la intución. ¿Porque habría de confiar en mi intuición? También dudo de ella y es más, mi intuicón también se ha equivocado tantas veces como también se equivocó mi mente racional aferrada al positivismo y a las pruebas concretas y científicamente probadas. Si utilizo y quizás defiendo más mi mente racional es porque, más alla de bastantes errores, también me ha sido muy útil como herramienta y es en sí la que me ayuda en mi trabajo de investigador en física. Quizás peco de algo confiado con la mente racional, pero es díficil negarse a la estructura lógica. Digamos que siento que la mente racional me ha dado resultados concretos y útiles mientras que la irracionalidad, la intuición o las creencias comunes a varias personas o propias no tanto. Además no necesito creer en la mente racional, solo usarla a discreción si es que me es útil.
De las creencias comunes, por más que respete a los que creen, las veo llenas de falencias y falta de pruebas y resultados. Tengo varios conocidos que me hablan, por ejemplo, de la ley del Karma cuando yo por ejemplo no puedo admitir por ningún lado que ese vago medio loco que veo muchas veces cerca de la estación de constitución haya hecho tantas cagadas en otras vidas o en esta como para merecerse la vida que tiene. Y ese es solo un ejemplo, por no nombrar la innumerable lista de personas con enfermades (como el cancer!), problemas físicos congenitos o adquiridos (cegueras, sorderas, etc.) que si uno las conoce parecen perfectamente buenas personas, por lo menos lo suficiente como para dejar en rídiculo cualquier sistema de premios y castigos que provengan de la ley del karma (¿tan grave es lo que hicieron? ¿es ese el castigo? ¿no puede ser menos rudo? ¿no existe la compasión? ¿no prescriben las "penas" después de un tiempo de comportarse "bien"?). Y esto es solo por mencionar una de las creencias o religiones.
No quiero meterme a discutir las enseñanzas de Jesus, Moises o Mahoma, para no hacer quilombo y herir suceptibilidades, pero advierto que también me parecen llenas de terribles contradicciones.
Entonces como veo todas estas incoherencias desnudas a la luz de lo que observo, me es muy díficil embarcarme en cualquiera de ellas. Tampoco se me da por inventar mi propia creencia, salvo en la duda. De cualquier forma ¿porqué habría de creer en algo? Quizás sería bueno, no sé, como para tener la fortaleza de alguna creencia...
Ahora que lo pienso, lo dudo....

28 septiembre, 2009

Carta número 1

Querido Dios:
No sé como empezar esta carta, hay tanto que quisiera decirte que me temo que no será por única vez que te llegue una misiva de mi parte. Espero, entonces que me tengas paciencia, como siempre. Por timidez empezaré con un tema que quizás te parezca algo frívolo, pero creo merece tu atención; además con algo tengo que empezar para animarme a hablar.
Se dice o tengo entendido (yo en realidad no sé porqué soy científico y no místico ni teologo) que ud. es omnipotente (vea que dejé de tutearlo, la palabra misma da miedo) y entre otras cosas se ocupa (o al menos se puede ocupar) del clima del mundo. Yo, al respecto, si me permite, dudo un poco, ya que al final al cabo creo que ud. estableció las leyes de la física y en particular la termodinámica y luego dejó librado al universo a su "libre albedrío" dentro del marco de las mismas. Sin embargo, el hecho de ud. ser omnipotente, me parece
que significa que en cualquier momento ud. puede intervenir modificando las cosas tal cual están (acción a la cual la gente llama "milagro"). Todo este prologo viene al punto de que, supongo recuerda, que supuestamente llegó la primavera al hemisferio sur de nuestro bienamado planeta y debido a la inclinación del eje de la tierra respecto a la trayectoria que sigue alrededor del sol, entonces los días generalmente se van haciendo más largos y más cálidos en estas latitudes. Digo supuestamente porque, por cuestiones que desconozco,
eso no está ocurriendo al menos en el país que resido que es nuestra bella Argentina y en cambio las temparaturas en la superficie son similares e inclusive más bajas, que en los días de la estación invernal. Llama atención
este hecho principalmente cuando se habla y se ve tanto del daño que la humanidad a la atmosfera terrestre que en la teoría conlleva a un aumento de la temperatura promedio y por lo tanto derretimiento de los hielos polares y otras graves consecuencias.
He aquí entonces, mi humilde pedido, que espero y repito no te parezca trivial, tonto o frívolo, me gustaría que intervinieses un poco como para recuperar
el sentido de la frase "día primaveral". De esta forma muchos de tus queridas creaciones se sentirán agradecidas (en especial yo que soy tan friolento) y los climatologos dejarán de ser el hazmerreír del pueblo y quizás recuperen algo de su prestigio. Me podría extender en muchas más razones que sustenten mi pedido (menos sufrimiento para los que duermen en la calle, crecimiento de vegatación, etc.) pero no quiero hacer más extenso este coloquio. Seguramente andarás ocupado haciendo caer rayos (o ese era Zeus?), cuidando los oceanos (o ese era Neptuno?), controlando volcanes, manejando estrellas, etc, etc.
Por ahora con esto finalizo mi primera comunicación.
Se lo saluda con mucho respeto,
su amable servidor, SF.

25 agosto, 2009

Este no es un post en un blog


Esta no es una explicación a Magritte (pintor surrealista belga). Esto es un divague o no.
Dicho esto:
Arriba se puede contemplar una de las obras íconos del surrealismo, realizada por Magritte. La impresión que da es desde el primer momento, chocante, que deja a uno en un estado de confusión.
La obra es simple, y en su simpleza, también compleja debido a lo que activa interiormente. La obra, como bien puede verse, se trata principalmente de una pintura de una gran pipa, pero también está el añadido de un texto (ya de por sí el añadir texto no es muy convencional en una pintura) que dice "Ceci n'est pas une pipe" que traducido del francés claramente establece "Esta no es una pipa". Y aquí viene el gran encontronazo: como dice que no es una pipa mientras que claramente se ve una pipa!!! Por supuesto en el surrealismo, no hay explicaciones, pero en el nombre de lo puramente filosófico podríamos intentar dar alguna. Quizás lo que quizo decir Magritte es que un dibujo de una pipa, no es una pipa (lo cual es muy razonable). Inclusive en el decir "pipa" no hay tal pipa, solo hay una palabra que designa supuestamente un objeto, pero que mentalmente cada uno se imaginara de una forma diferente o no se imaginara o ni siquiera entendera de lo que uno esté hablando por no saber lo que es una pipa, o no entender la palabra o por hablar otro idioma. Obviamente, esta no es la una explicación posible, solo una de las más interesantes. Aunque me queda una más atractiva y loca todavía: Magritte quizo inducirnos a la "iluminación Zen". En la filosofía Zen y la actividad que realizan los maestros Zen en los monasterios para enseñar a sus discipulos, las enseñanzas, oraciones, historias y adivinanzas con contradicciones (alias "koan") son cosa de la vida diaria. Lease como típico ejemplo alguno de las partes que componen el libro de Tao Te King. Se supone que con ellas el discípulo puede llegar a la iluminación espiritual (alias conocer/ver el Tao?) debido a que llega a "resolver" la contradicción y por ese mismo medio llegar a la comprensión del universo entero. Entonces quizás Magritte quiso ser por un momento un maestro Zen o al menos imitar a uno. En su homenaje no queda más que decirles, queridos amigos, la cruda verdad: ESTO NO ES POST.

12 agosto, 2009

De vuelta al ruedo (¿cuesta abajo?)

Hola a todos. Para aquellos que no se enteraron por no ser mis amigos en facebook, estuve ausente unos 22 días de vacaciones en Europa, que fueron espectaculares. Pase por lugares gloriosos como Praga, Kutna Hora y Sedlec, Cesky Krumlov, Karlsjtein y su castillo (todos ellos en Rep. Checa donde la cerveza en un restaurant sale más barato que un agua!); Londres (British Museum, National Gallery, Tate Gallery, Courtald Gallery, Victoria and Albert Museum, Abadía de Westminister), ciudad de Oxford (y sus College) ciudad de Bath (ruinas de antiguos baños romanos), Stonehenge y Avebury (monumento petreos de la prehistoria); Amsterdam (Palacio Real, canales, Van Gogh Museum, Rijk, nuevo Hermitage!), Voledam, Marken, Delft, Haarlem (otros pueblos de Holanda); Bruselas, Brujas y Gent.
Apenas volvi el sábado y ya estoy arrepentido (de volver!!). La pase super bien, tanto que ahora estar laburando (y en las condiciones que laburo) se me hace casi casi una pesadilla. Pero que se le va a hacer...
Hasta la próxima

30 junio, 2009

Un viejo chivo o un chivo viejo, o el chivo de mi viejo (mejor me callo)

Bueno, el título no quedó muy feliz (jajaja), quizás se explique con lo siguiente: lo que pasa es que este post se trata de hacer una propaganda ("chivo" en lenguaje criollo) de una novela de mi padre ("viejo" en lenguaje criollo). Mi papá (aquí lease el tono cariñoso) que es escritor, ha decidido embarcarse en publicar una de sus novelas en capítulos en un blog, así que les paso el link para que se vayan entusiasmando y lo lean:
"Visiones en la Torre"
http://visionesenlatorre.blogspot.com

(Cliquee en el link o copie y pegue la dirección URL en su browser)

23 junio, 2009

One year of marriage, plenty years of love

Pensaba titular este post "One year of love" por la canción de Queen (ver video abajo), pero me dí cuenta que en realidad ese título no correspondía a la realidad sino que la subestimaba. Hoy cumplo mi primer aniversario de casados con mi esposa Emilia y estoy orgulloso de haber tomado la decisión de casarme y más orgulloso y feliz de saber y recordar que no es nuestro primer año juntos, sino que ya llevamos 9 (sí, nueve!) años como pareja. No es necesario decir que a mi Emilia le dedico este bello tema de Queen y que espero que esta felicidad continue!

11 junio, 2009

Nueva expo de pinturas en acuarela!


Estimados amigos lectores, les tengo el agrado de anunciar que ayer finalmente se inaguró en el bar del barrio de San Telmo, Ciudad de Buenos Aires "Rosa de los vientos" (Defensa 1373, casi esquina Avenida Juan de Garay) una exposición de obras pictoricas realizadas en acuarela, de las cuales varias son de mi autoría y el resto de es de autoría de mi compañera de taller de acuarela Paula Rodriguez. Invito a todos a pasar por el mencionado bar y disfrutar de la combinación de buena gastronomía, bebidas y maravillosas (perdón por la falta de humildad) obras de arte.

02 junio, 2009

"Piezas de telaraña" - Capítulo final

28 de Julio, aniversario de la llegada de mi tatarabuelo galés a la costas de la Patagonia. A la noche, corto torta negra, la pongo en un plato, voy al living y me pongo a ver un western. Todo me parecía tan ridículo.
- ... Deja esa estúpida sonrisa y reza tu última plegaria, Joe." -dije.
Por fin le había encontrado, estaba frente al bar hablando con otro tipo que yo no conocía. Al verme este desapareció dentro del local y la calle del viejo pueblo del oeste quedó vacía.
- Hoy es tu día final; he esperado mucho este momento."- dije mientras le apuntaba con una pistola de juguete.
-Sabes, es gracioso, por fin se me ha dado. He atravesado desiertos llenos de angustia con solo un horizonte infinito e inalcanzable a la vista, y con solo el odio en mis pensamientos. No pienses que odiarte fue fácil. Me costo casi el pellejo y sentir todos los sufrimientos del desierto. La sed repugnante y el hambre que me hacía comer el paisaje con la vista. No creas que fue fácil. Pero el mismo odio me ayudó. Había motivo para odiarte: tú eras mejor que yo, mejor en todo y que todos, y eso era ya suficiente. Yo teniendo que esforzarme para lograr mis objetivos y tú siempre con suerte y facilidad lo hacías. Ahora me las vas a pagar a todas. - dije, mientras cargaba mi revolver.
El revolver era de juguete pero las balas eran de plata con pólvora en su interior y con punta de plomo. Amartillé el percutor y luego seguí diciéndole:
-Pero, Joe, tienes una oportunidad, no de escaparte corriendo sino de salvarte mediante la confesión.
Mi mano temblaba, pero mis ojos estaban abiertos y mi mirada estaba fija; sin embargo todavía no lo dejé hablar.
-Muerte, tu muerte es lo que quiero; de todas formas, que importa, todos morimos algún día.- dije, mientras miraba que el caño del revolver presentaba ahora un inesperado brillo metálico impropio de él.
Entonces adquirí conciencia de que algo fuera de lo habitual estaba sucediendo, pero enseguida volví a hablarle a Joe que me miraba ceñudo, algo extrañado. Yo estaba tardando demasiado en matarle y él se había puesto a mirar a los costados en búsqueda de un lugar para escaparse. Le dije:
-No mires a tu alrededor, Joe, no hay lugar para escaparse, además estoy muy atento a lo que haces.
Y como insinuación acaricié con la mano derecha el gatillo y las cachas, y con la mano izquierda el caño del revolver que ahora lo sentía de frío metal, al igual que el gatillo, y al tacto las cachas parecían a ahora de marfil. En ese momento Joe intentó moverse y yo nerviosísimo le disparé al pecho. El disparó salió, cosa inesperada, se escuchó y hubo olor a pólvora; un espejo se rompió, en el último momento reflejaba una persona con el pecho ensangrentado, esa fue mi última visión y en ese instante, dejé‚ de vivir.
Cecilia entró corriendo a mi living. Al verme con los ojos cerrados pero con la sonrisa floreciendo en la cara, exclamó:
-Noooooo…. así no era tarado.
Se alejó llorando.

29 mayo, 2009

"Piezas de telerañas" - Capítulo 12

Y como no sé escribir voy a imitar a otro, voy a imitar a Soriano, voy a plagiar a Borges, voy a copiar a Bukosky, voy a imitarte a vos, si a vos, discúlpame por segunda vez. Pero soy pobre de palabras y estilos, soy pobre de alma y de bolsillo. Se me acaban los latidos, se me acaban los segundos y las cantidades de veces que podré tipear este teclado, y tengo que expresarme tengo que contar la verdad, entonces…
Esta bien, admitamos lo que se debe admitir y seamos sinceros: a Andrea la dejé en banda justo cuando ella pensaba que estaba embarazada. A Ana le hinchaba las pelotas cuando sabía que no gustaba de mí, de pura venganza, de puro joder. A María le fui un pésimo compañero. Y con todo eso: ¿que? ¿Acaso no fueron felices conmigo mientras tuvieron mi compañía? ¿Acaso yo arruiné verdaderamente sus vida? Vamos, déjate de joder, diablo hay uno solo y yo ni me arrimo a las plantas de sus pies. Nadie se atrevería a condenarme. ¿Qué podría haber sido mejor persona?, sí, pero también podría haber sido peor. Al fin al cabo si fui así habré tenidos mis motivos. El miedo es poderoso. Parafraseando a Alan: “que inútil es la idea de arrepentimiento…”, discúlpame Alan, te la termino de otra manera: “…si al fin al cabo el pasado es irreversible y en el futuro todo se borra en la inmensa entropía del universo”.

20 mayo, 2009

"Piezas de telarañas" - Capítulo 11

-Pero vos solamente contás pálidas-dijo Ceci sosteniendo las hojas anteriores.
-Mirá quien se queja. “El sistema es una mierda, el sistema es una mierda”. Lo mejor que podrías hacer es admitir que el alumno ha superado al maestro.
-Todavía no.
Es cierto, todavía me faltaba recorrer un largo camino y no sé si estaba dispuesto a hacerlo. Pero me había desafiado y para mí no hay nada peor que los desafíos.
-Vos no me hables Ceci, vos me traicionaste Ceci, vos me enseñaste a ser dark y después me abandonaste en el camino.
-¿Y eso no es dark también?
Touché.
….

15 mayo, 2009

"Piezas de telerañas" - Capítulo 10

Era enero y realmente había mucho calor. Iba hasta la casa de Andrea en elegante sport: chomba de rugby de irlanda verde fuerte, bermudas y zapatos náuticos. Caminaba con orgullo de mi aspecto y del cabello rubio recién cortado. Miraba al tráfico e indiferente de las bocinas, crucé apurado, descuidando mi compostura de autentico caballero inglés. Tenía la mente casi en blanco pero con tono feliz. Llegué finalmente al edificio, al portero contesté “Yo, Damián”. Ella bajó, era necesario, y me preparé sicológicamente. Se la podía ver a través del vidrio del costado de la puerta y estaba hermosa. Abrió la puerta y avancé hacia delante para besarla, pero fui rechazado por un obvio virar de su cara. Primer paso en falso.
-¿Qué pasa?
-Ahora hablamos, subí.
Resignado, la dejé pasar adelante y subí serio, una, dos, tres escaleras hasta llegar a su piso.
-Pasá
Entré obediente. Adentro como siempre, el escritorio, su computadora, la mesa blanca, los banquitos, el sillón de mimbre tejido, las plantas amenazantes. Elegí el sillón, y ella se sentó en el banquito de enfrente. Que blancas me parecían las paredes ahora, blanco agresivo.
-¿Por qué no me quisiste besar?
-Damián, tenemos que hablar de lo nuestro
-¿De qué precisamente?
-¿Como de qué? De nuestra relación obvio.
-¿Qué es lo que pasa?
-Ya no me banco más esto, eso es lo que pasa. Ya no te amo más.
El cuchillo había penetrado hondo, solo restaba desangrarse.
-¿Por qué?
-Desde aquella vez, cambió todo, yo nunca te perdoné del todo.
-¿Y por qué aceptaste seguir conmigo entonces?
- Porque me conmoviste cuando fuiste a la casa de mi amiga a buscarme y dijiste que estabas yendo al psicólogo.
-Pero el psicólogo lo necesitabas vos.
-Exacto.
Le agarraré sus manos a través de la mesa blanca, la camisa blanca, la pared blanca.
-Yo te quiero mucho, pero no te amo.
-Yo sí te amo.
-Ya sé, bebé.
- ¿Entonces?
- Entonces nada, nos separamos, y esta vez no me llames como siempre.
Sabía que tenía que levantarme e irse, pero estaba atornillado al incomodo sillón de mimbre.
-No, no puede ser.
-…
Me levanté, afuera hacia frío y estaba oscuro.
-Nos vemos la semana que viene.

Cuando le conté esta anécdota a Alan se cagó de risa.
-De que te reís, pelotudo-le dije.
Se ve que hay personas con sensibilidad nula o muy reducida.

30 abril, 2009

"Piezas de telarañas" - Capítulo 9

Se produjo un silencio espectral, si esa es la palabra justa espectral, que más adecuado para este cuadro de dos viejos sentados alrededor de una mesa de plástico en una heladería. Si parecíamos momias o muñecos puestos para atracción del público, si es que alguien se puede entretener con nuestras figuras. La miro y tengo un deja vu, me hace acordar a la misma escena 50 años atrás, cuando estábamos sentados en un lugar parecido con su mamá y tomando helado en un día de invierno espectacular, un día que parecía tomado de otoño o de primavera. Ella ahora está casi igual que su madre y eso me horroriza, porque entonces falta el 3er protagonista, la Cecilia joven que siempre tendré en la cabeza. Ese fue un momento de felicidad perfecta, si yo me di cuenta, pero no podía hacer nada, no podía atrasar la ingesta de helado, ni hacer la conversación más larga. Al fin al cabo todo tenía que pasar como pasó y yo también me tenía que volver a La Plata, no se para qué si María no estaba allá, para nada, para estar solo como masoquista. Lo único que sirvió irme temprano es encontrar esa profesora de danzas africanas en el tren y que me contara sus anécdotas de su viaje a China donde conoció personajes tan pintorescos como ricos, desde el dueño de Wallmart al diseñador industrial de Motorola. Yo no me dí cuenta que eso era felicidad, y que no tenía que esperar al futuro, esperar al viaje a Europa prometido o a la cama doble con María a mi lado. Cada momento era felicidad pura y yo me angustiaba por cosas estúpidas. En fin, lo que le pasa a todo el mundo, las semanas se pasaban como minutos y uno solamente se atiene a vivirlas como venga la mano….
Interrumpiendo este silencio y la mirada perdidas de esos bellísimos ojos verdes de Ceci dije:
-Odio los funerales y los velatorios, lo bueno es que no voy a tener que asistir al próximo.
-Déjate de joder.
-Pero es verdad, el próximo es el mío, yo seré el gran protagonista, por supuesto, no podré disfrutarlo. Estaría bueno eso, si lo habrán pensado muchos, poder ver (desde el ataúd o desde donde sea) tu propio velatorio. Ver quien te llora y como, quien viene o quien no. Hasta estaría bueno ser uno de los asistentes, para hinchar las pelotas, tratar de provocar que alguno que no lloro llore, o que un llorón llore más.
-Eso es egoísmo puro.
-Eso ya lo oí antes.
-A ver… ¿Qué otra boludez quisieras hacer?
-Y…ponerse borracho y cantar, hablarte a vos mismo, tirado ahí en el ataúd. Decirte: “hola negro, yo te conozco mascarita” y confesar tus propios crímenes y pecados ante la audiencia atónita, desconcertada. Para ver quien te defiende, para ver quien te perdona a pesar de estar afectado. Porque quizás alguno igual no te perdone, aunque sea una tontería y no se pueda hacer nada obviamente para reparar lo hecho aunque estuviese vivo. Ver en esas personas lo inútil de su enojo, lo estúpido que puede ser un ser humano que no capta lo irreversible y lo sutil. Ver en cambio al amigo, los amigos, que casi se contienen la sonrisa, tan solo por la ocasión, y piensan por dentro “que guacho este”. Entonces llevarlos aparte para reírse juntos, junto de uno mismo tirado ahí en el ataúd.
-¿Y de que te serviría todo eso?
-Para nada, por joder, para hacer una última broma, por disfrutar un último momento y reírte de vos mismo. También para auto-juzgarte por la actitud de la gente.
-O sea al pedo.
-Todas las cosas son al pedo si pensas en la finitud de la vida, más comparada con los tiempos cósmicos. O sea no somos nada, quizás vivamos cien millones más veces que lo que tarda un muón en desintegrarse, pero respecto a la vida de los planetas y las estrellas, nada. Eso es lo que más me angustia.
-Deberías tomar que nuestro tiempo es el tiempo justo. Más sería excesivo, menos, bueno ocurre en ciertos casos, pero corta el destino de la persona. Aunque, pensándolo de la manera zen, si se fue antes es porque también era su destino y no.
-Siempre con lo zen vos, me tienen podridas esas contradicciones, cuando este en el cielo o probablemente en el infierno y vea al chino que invento al zen lo voy a cagar a patadas a ese pelotudo.
-El zen sin embargo es la idea más aproximada de la realidad, a vos que te gusta la ciencia, las contradicciones como ves, dominan la naturaleza.
-Sí, sí, claro.
Cecilia se río, evidentemente, aún para mi mismo, había pisado el palito. Le había respondido afirmándole cuando en realidad mi intención era negarla, lo que se llama ironía, ironía es que mi respuesta tuviese forma zen.
-El mundo es irónico-queriendo zafar o salvar el asunto.
-Eso no quita lo bailado.
-Ese es el punto, Ceci, cuanto uno tiene que preocuparse por las acciones que hace o deja de hacer, yendo al grano, que importan las decisiones morales, más las que uno sabe que si hace lo “incorrecto” no hay posibilidad de ser descubierto. Ahora de viejo me doy cuenta de que, asquerosamente y de alguna manera, termino compartiendo la filosofía de los políticos corruptos de “viva la pepa”. Total quien nos condena, y aunque nos condenasen, quien nos quita lo bailado. O sea, me querés decir para que mierda somos buenos, para que nos preocupamos tanto de que “no, que esa cosa no se hace”, etc.
-Para equilibrar el universo.
-Vos siempre me salís con esas cosas de la armonía del universo. Creo que nos deberíamos cagar en la armonía del universo o lo que sea. Así como no hay castigo real a los malos, no hay medalla para nosotros, no tenemos nada, no nos dan nada, y no me vengas con eso de la conciencia tranquila, la conciencia, todo se borra, miles de recuerdos se borran, el conocimiento adquirido se borra, todo inútil, inútil.
-Que hermoso pesimismo dark, te convertiste en el mejor discípulo de Sábato, finalmente, nunca lo hubiese creído. Eso que yo nunca fui muy “light”, yo hasta parecía discípula de Schopenhauer, siempre te aburrí con charlas de que el sistema político-social en el que vivimos es una mierda y que no hay escapatoria. Esto es comparable a criticar una ensalada, yo digo que no esta bien condimentada y que no hay forma de hacerlo bien y vos decís directamente que los elementos son una mierda, que la existencia de la ensalada no tiene sentido aunque te la estés comiendo con el churrasco.
-Pero que es así, decime, vos tenés la misma edad que yo, que sentido le encontraste la vida, ¿cuál es el sentido de la vida?
-Que existe.
-Entonces todo se reduce a la mera existencialidad, pero eso es ridículo, también existe la muerte, la mierda, las moscas, los gusanos, los pantanos, etc. Sin embargo convengamos que sería mejor que no existiera o que al menos fuera de otra manera.
-Todo cumple su función exacta.
-Jajá jajá, siempre me sorprendes, ahora resulta que la naturaleza es sabia, que sabe lo que hace. Millones de años de evolución y progreso para que nazca una raza deforme como nosotros, que no sabemos ni ponernos los pantalones solos.
-Vos decís todo esto porque el final está cerca y estás arrepentido de lo que no hiciste.
Me quedé callado, ni “touché” alcancé a pronunciar.

17 abril, 2009

"Piezas de telarañas" - Capítulo 8

Era julio y hacía frío, odiaba profundamente ese frío y me deprimía, estaba seguro de que moriría en esa época, harto de esperar la tan rogada primavera. Caminaba contra el viento, desafiándolo, las hojas secas estaban en todas las veredas y yo trataba de patearlas a todas, torpemente. Ese julio me hacía recordar a uno muy parecido, uno solitario como este, 50 años atrás….
Era julio y hacía realmente frío, bajé y me compré una cerveza. Ya de vuelta arriba y con vaso servido, enchufando el discman y los parlantes, puse el CD de Celine Dion, y como buen masoquista, elegí el tema “My heart will go on”. Canté con Celine haciendo un dueto que hubiese dejado con la piel de gallina al mismísimo Pavarotti, mientras que lloraba por ella, lloraba por mí mismo. Por la lejanía, por la soledad, por angustia en el pecho, por el cambio, por mi frustración, por mi enorme frustración. Maldición, maldición, porqué, porqué, porqué nada, porqué todo...Far away the distance, the spaces between us...near, far, where ever you are...and my heart will go on. Sí, llorar, llorar, eso es lo que podía hacer, porque estaba ahí y no donde estaba ella. Llorar como estúpido, como tonto. Ni siquiera podía hacer eso del todo, mi llanto era apenas un humedecimiento de ojos, alguna lagrimita pero todo terminaba ahí. El dolor seguía adentro, sin manifestarse, aún en la intimidad me reprimía, así me habían criado, así me habían inculcado. Si al menos hubiese llorado como correspondía llorar.

06 abril, 2009

"Piezas de telarañas" - Capítulo 7

Siempre discutíamos el capítulo de la telenovela con Alan. En esos tiempos, en la época universitaria, ese programa se había convertido en un objeto de culto. La serie se trataba de unos alterados mentales que iban a terapia grupal, cada uno tenia un gran mambo en la cabeza.
-Porque, al fin al cabo, todos somos vulnerables.-me dijo Alan, burlándose del título.
Me lo tomé en serio, me quedé callado y me alejé de la habitación de él, arrastrando los pies por el pasillo recién encerado. Salí a la calle reflexionando sobre lo que me pasaba en mi vida amorosa, haber convertido a Ana en objeto de culto, en obsesión secreta y declarada, a pesar de estar de novio con otra. ¿Quién era Ana? ¿O debo decir quien fue Ana? Supongo que la loca está todavía viva. Cuando quiero decir, quien fue Ana, estoy hablando de sobre quien fue Ana en mi vida. Estoy pintando el cuadro hasta el mínimo de los detalles, dibujando su figura desnuda, la que nunca ví, percibiendo su perfume a decenas de kilómetros a la distancia, recreándola para mi fantasía para que mi cerebro se llene de placer. Ana era campo magnético terrestre y metafísico. Ana era reflejo de lo que la bohemia podía hacer en una mente de una típica hija única de clase media. Idealista sin remedio, a Ana le gustaba el baile flamenco, la lectura, la psicología y la astronomía. Fue esta última vocación la que nos acercó, ya años atrás, en la ciudad de La Plata. El imán se orientó inmediatamente al verla, sonrisa en cara, más seductora que la propia Mona Lisa. Ana me preguntaba sobre física y análisis matemático cuando yo no podía responderle hipnotizado por esos ojos de gata y a la vez me preguntaba como sería tocar esas piernas. Ana emanaba erotismo, nunca conocí mujer que emanara tanto erotismo como ella.
Ese día a tentación fue inevitable, y fui a la casa de esta culpable y toqué el timbre. Esta atendió en bata y le dije:
-Porque, al fin al cabo, todos somos vulnerables.
-Esta bien, pasá, pero el programa recién empieza en 15 minutos. Vas a tener que esperarme que me cambie. Mientras tanto prepará café.
Contuve la sonrisa como pude. Pasé y me senté en su cama a esperarla.

31 marzo, 2009

"Piezas de telarañas" - Capítulo 6

El fin de semana transcurría tranquilo, cuando uno tiene 20 y picos de años, no le importa desperdiciar abiertamente un fin de semana así, de esa manera. Agarré una silla de camping y me senté afuera en la vereda como si esta gran ciudad fuera en realidad un pueblo de principios de siglo, y continué con la lectura de mi novela de ciencia ficción preferida. Esa primavera estaba preciosa, una preciosa se acercó y me dijo:
-¿Sabías que me gustas mucho?
Me mató, loco, me mató.
-Me arruinaste el día piba.

18 marzo, 2009

"Piezas de telarañas" - Capítulo 5

Cinco minutos antes había sonado el portero. ¡Cinco minutos antes! Recién ahora me despabilo, dejo en la mesa el vaso de vino blanco junto a las pastillas y atendí. Era Alan, se le había dado por visitarme ahora, cuando también era viejo, hasta abrazaba más fuerte. Pobre Alan, tan perdido como yo, a pesar de toda su filosofía. Ves Alan, a vos te gusta rebelarte contra todo, rebélate contra la vejez y la muerte también, a ver si sos el primero en ganarle la batalla, todavía. No me sorprendería en absoluto. (Suerte Alan)
...
¡Ah sí! Me olvidaba, menos mal que me haces recordar, pasa que yo…, vos sabes. En esa misma visita llamé a Alejandro. Me costó convencerlo a que venga de su lejana casa, pero lo logré. Él siempre le gustaba estar lejos, tenía fama de ermitaño y le gustaba alimentarla. Cuando llegó, no pude evitar mostrarme sorprendido por su aspecto, ya sin ningún pelo en la cabeza, pero la misma mítica barba, ahora más larga y obviamente canosa parecía sacado de una película japonesa, mas si le agregamos sus ojos, casi cerrados siempre, en una fotofobia permanente.
-Pasá sensei-le dije sonriendo.
Se sentó enfrentado (¡que simbolismo!) a Alan y me senté a la cabecera. Si no fuera que faltaban diez personas más para completar el cuadro, diría que éramos “La última cena” de Da Vinci, en una versión con ropa moderna y todos arrugados, pasas de uvas humanas. Quizás lo éramos si hacemos la observación que los otros 10 no estaban, pero no por su propia voluntad (¿o sí?). De todas formas, los elementos importantes estábamos, de que manera mezclados, es difícil de definir.
....
Les conté de mi proyecto, Alan reaccionó enseguida según su estilo:
-Esto no es una novela de ficción, es una autobiografía encubierta, apesta a egoísmo.
-Mira quien habla.- le respondí secamente.

Siempre nos tratábamos así en las charlas con Alan, supongo por un viejo resabio de aquella vez que traté de seducir a su Carolina o simplemente porque éramos dos viejos jodidos. Miré a Alejandro, estaba mirando a Alan como diciéndole “que desubicado”, bajó la vista nuevamente a las hojas que le había entregado, luego la volvió sobre mí y me dijo:

-No estoy de acuerdo, esto tiene potencial.

Sonreí no solo para mostrar mi satisfacción sino también para mostrarle mi sonrisa a Alan, como una especie de venganza, solo me faltaba decir mi frase preferida en estos casos: In your face, en tu cara desgraciado.

-Vos siempre el mismo chupamedias – dijo Alan levantando algo la voz.

-Te digo en serio, esto tiene potencial – repitió Alejandro abriendo por primera vez en la reunión sus ojos como para remarcar la seriedad de sus palabras.

-Chicos, no se peleen, ya no tenemos 29 años-dije de repente

Alan y Alejandro (a coro): - ¿Cómo?

….

Alejando:-¿Y esto que escribiste sobre los apóstoles y el cuadro de “La última cena”?

Yo: -Ya no importa quien dijo eso, era yo contra el mundo. Se me ocurrió cuando llegaste y te sentaste frente a Alan. La realidad supera a la ficción.

Alan: -Sí, pero, discúlpame el detalle, pero que yo recuerde vos no tenías doce amigos.

Yo: -Mirá, primero que todo la ficción no tiene que corresponde exactamente a la realidad. Segundo no estas teniendo en cuenta los amigos de mis amigos o no estás contando mis amigas ¿O acaso sos tan machista de pensar de que no puede haber apóstoles mujeres? Lo que yo hago es ridiculizar la realidad, o visto de un punto de vista zen o pesimista, pintar la realidad tal cual es.

Alejandro: -Perdóname que te diga, pero así no vas a llegar a ninguna novela.

Alan: -La vida es una novela mal escrita y sin embargo la vivimos con intensidad y la tomamos seriamente.

Alejandro: -La vida es una obra de teatro, diría Shakespeare.

Yo: -Exacto, con Dios de director pero con el Diablo de productor. Además con final que todo el mundo sabe.

Alan: -Sin embargo todo el mundo ve.

Yo: -La obra de teatro perfecta, salvo que muy pocos aplauden, muy pocos se merecen el aplauso.

Alan: -Triste.

Alejandro: -Triste, solitario y final.

Yo: -Maldito Soriano.

…….

Alan: -Siempre el mismo este viejo loco.

Alejandro: -Jajajaja, siempre el mismo vos también

Alan: -Pero hay que ver quien está más cuerdo.

Alejandro:-Eso es tan relativo.

Alan y Alejandro parecían tan jóvenes mientras caminaban juntos….

09 marzo, 2009

"Piezas de telarañas" - Capítulo 4

Fragmento de nota a Cecilia

"Querida Cecilia:
Te escribo esta nota para decirte que no iré a la clase/taller de reiki que proponías hacer mañana con todos nosotros los viejos. El motivo por el cual no voy es simple y claro: no creo un carajo en esas boludeces. El tema ya empezó mal cuando vos a modo de propaganda te saltó el resortito místico y dijiste que el reiki tiene que ver con los ángeles o guías espirituales, y principalmente con nuestro ángel de guardia. Como yo no creo en ángeles, me parece que habría un problema
. Como vos ya sabes yo obviamente soy bastante escéptico a un monton de cosas pero pensaba darle lejanamente darle una oportunidad al Reiki ya que parece que funciona y soy una persona práctica; el porqué, la explicacion mística nunca la compraré como vos podes intuir. Que haya energía cósmica y que uno la pueda manejar para mejorar situaciones personales o de otros, todo hasta ahí bien es bastante aceptable y hasta creíble. De ahi a los "guías", los angeles y patatín patatán es otra cosa. Además lo de los ángeles son creencias místicas judeo-muslmán-cristianas, me parece que no están en otras religiones y por lo tanto al no ser universales tiendo a pensar a que no hay una verdad mística esencial en esa creencia. Aunque sean creancias universales, aunque realmente existan yo no he tenido, ni tengo pruebas de ellos, no los he sentido ni percibido ni intuido nisiquiera indirectamente. ¡¡¡Menos que menos un ángel de la guardia o protector!!! ¿Donde mierrrrdasss está ese ángeles cuando mi compañeros chochean y hacen cualquier boludez fracturandose, lastimandose, etc? ¿Donde estuvo el resto de mi vida cuando podría haber evitado tantos desastres?!!! Supongamos por un momento que estos ángeles, siendo seres espirituales, solo se ocupan del espíritu y por lo tanto no podemos quejarnos de los tropiezos, enfermedades, dolores, etc, etc. que padecemos. Ok, pero boluda, fijate que aún haciendo esta (gran!) concesión, se ve que estos putos del orto no se ponen las pilas hace rato, son unos zapallos! Deben estar de huelga desde los principios de la creación! Vos sabes bien que a mí y a vos nos podrían haber aconsejado en...."

02 marzo, 2009

"Piezas de telarañas" - Capítulo 3

Mis pastillitas, como las adoro, una para el corazón, una para la cabeza, una para el pito, una para o contra mi mismo, empecemos:

Naranja
Era Julio nuevamente, como ha marcado en mi vida ese maldito mes, cuando me mude con María a Buenos Aires y empecé a viajar para ir a trabajar a La Plata. Te regalo mis ojeras, gracias María, como te adoro.

Roja
Mayo de hace cuatro años atrás a ese, las cosas no estaban muy bien. Llego a lo de Andrea y me dice que le había venido. Que suerte, pienso yo. Me lleva a la cama, pone una toallita vieja en la zona de la cama correspondiente y la cojo como nunca. Después la muy puta me dice que lo único que quería es un abrazo.


Amarilla
Principios de mi carrera universitaria. Voy a visitar a Ceci en su pensión de calle 45 y le regalo un poema de amor dedicado a ella. Me dice que por ahora no quiere saber nada con hombres. Sin inmutarme le respondo: no, importa, comprendo, comprendo, yo siempre te estaré esperando.

Blanca
Marzo 1994. Voy a otra pensión, la de Andrea, y le digo que la había extrañado. Salimos a caminar y terminamos en Plaza Moreno. Nos sentamos de costado en un banco de piedra uno enfrentado al otro, nos abrazamos y ella por fin se decide y me besa. Me besa, me besa. De vuelta en mi propia pensión, temblando y con los ojos encendidos como antorchas le grito a Juan Pablo: “¡Tengo novia! ¡Tengo novia!”. Tengo 19 años.

Azul
El Viagra. De esa pastilla ya hablamos. Cuidado con el bobo.

24 febrero, 2009

"Piezas de telarañas" - Intermezzo

-A ver.. ¿Cuál es tu problema?-me dijo Cecilia
-Pero, tarada, cuantas veces tengo que decirlo…volvé al capítulo ocho y léelo ahí!! - le respondí agriado
-Mirá, a mi no me vengas con boludeces, eso dejalo para los demás. Además…. ¿era realmente linda chica?
- No, si iba a ser fea, como va ser...-la fulminé con la mirada.
-¿Que edad tenía ?
-¿Que importa eso realmente? ¿No era que para el amor no había edad?
-El otro día no me dijiste eso ¿En que quedamos?
-Cállate y escuchá:
Ella tenía el fuego sagrado y eso era realmente admirable. Su amor quemaba, ardía terrible, chisporroteaba furioso. Moin femme lion, rouge cabeux, moin beutiful femme fatale, moin perdición. Como ardía por dios, no podía apartar mis ojos hipnotizados de esa fogata. Si yo pudiese prenderme fuego como ella, pero no, yo era frío y calculador. Yo soñaba con estadios espirituales más elevados mientras que mi propio estado era deplorable. Yo era barro, limo en el que se podrían revolcar las bestias y los cerdos más inmundos y sentirse a sus anchas. No sé que podía ver ella en ese limo, que belleza le parecía percibir. Tendría la vista deformada, sería miope. ¿Belleza en qué? Quizás en mi capacidad latente de evolucionar, quizás eso es lo único bueno que se puede decir de mí. Lástima que era inútil, no utilizaría esa ventaja. Siempre sería un cobarde. Andrea tenía razón, nunca aprendería a volar. Fue eso lo que pensé cuando tomaba ese vaso de agua.
-Entonces todo se resume a eso, a Andrea, al capítulo diez.
-Ja, ja, ja, ja. Que inocente, me encantás. Vos pretendes que resuma toda mi vida en una sola sentencia: “Sí, ella fue la culpable”. Pero ¿vos te haces la estúpida o que? te olvidas de María, te olvidas de Ana, te olvidas de mi vieja, te olvidas de todas la mujeres me quise coger y no pude, incluida, obviamente, vos misma.
-No hablemos de ese tema, ya leí el capítulo dos.
-¿A sí? ¿Y te gustó? Seguro que sí. Tengo más material igual en mi pieza esperando a ser develado. ¿Querés venir a verlo? Quizás también quieras usar las botas y el látigo de cuero que tengo guardados para las ocasiones especiales, o quieras en cambio que yo los use…hay de todo en el camino del señor.
-¿No te parece que esto del acoso no te lleva a nada?
-¿A la nada? ¿Qué es la nada? Yo te diré lo que es la nada…los pensamientos de un cerebro después de muerto el cuerpo que lo sostenía, eso es la nada. Lo demás es todo lleno, espacio lleno, habitación llena, botella vacía…llena. No hay vacío completo, el único vacío es el de la muerte.
-¿Te parece?
-Sí, por supuesto que sí, ¿o porqué crees que la odio tanto?
-Miedo a lo desconocido.
-Miedo a lo conocido e inevitable, soy mal perdedor y es la única batalla que no se puede ganar.
-Depende como la enfrentes.
-No me vengas con divagaciones filosóficas, sabés de lo que hablo.
-Sé que deberías aceptar lo inevitable.
-Sé que Dios no da chance.
-Y después decís que yo soy dark.
-Yo te dije que el discípulo había superado al maestro y vos no me quisiste creer.
-Sí tenés razón, algunos preferimos crecer en vez de quedarnos estancados.
-Mirá vos, ahora me habla de vuelta en forma indirecta e irónica, la señorita, que bonito.
-Me voy.
-¡Andate, andate, y la próxima trae lemon pie! ¡Amargada!

19 febrero, 2009

"Piezas de telarañas" - Capítulo 2

Ceci y yo estábamos en la cama y a pesar de las evidentes arrugas en sus mejillas y alrededor de los ojos se la veía atractiva con ese maquillaje verde y violeta. Le acaricio las tetas colgantes, como si tuviera todavía sensibilidad en ellas. Ella sonrió, una sonrisa enorme. Le besé el cuello con manchas y lunares. Ella solita se bajo la chabomba, abajo el pelo púbico seguía morocho, resistente a las canas. Ese pelo púbico era adorable, le pasé la mano por arriba rozando apenas, como si fuera un osito de peluche al cual no queremos gastar, pero no podemos evitar el gesto de la caricia. Después le besé la pancita, justo arriba del ombligo y después justo abajo. Eso siempre les gustaba a todas, ella se rió suavemente con risa cómplice. Después procedí a la acción y abrí el frasco de vaselina, me puse un buen toco en la palma de la mano izquierda y le llené bien la vagina. Ahora si estaba lubricada, yo gracias al viagra tenía una erección aceptable y entonces se la metí. Recordando que ella era lesbiana, le deje que me besara mis recién operados pechos….
-Aaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!
Desperté sobresaltado. Me miré los calzoncillos y efectivamente estaban mojados otra vez. "Mierda", grité a la habitación vacía. Me fui a duchar al baño y cambiarme. Después de estar un rato, salir, secarme, me tranquilicé un poco aunque el corazón me parecía salir por la boca. Recordando justamente lo que me había dicho la protagonista de mi sueño, pensé que era tiempo de actuar y descolgando el teléfono, marqué el nro.
-Hola Ceci…

11 febrero, 2009

"Piezas de telarañas" - Capítulo 1

Fue entonces cuando conocí a Ceci, pero no, si ya la conocía antes. Ceci era extraña, cuando venía primero saludaba a todos los otros pacientes y recién después a mí. Se podría decir que finalmente se sentaba conmigo como con resignación, que para ella si yo no estuviese y se pudiera sentar con los demás locos se hubiese sentido re feliz entre ellos, manteniendo discusiones filosóficas como si tiene sentido ser feliz (gran contradicción, ya que ella lo estaría siendo). Ceci, venia todos los días o lo que le daba el cuero. Traía al loquero cosas extravagantes como tarta de frambuesa y hasta se animaba a reciclar una caja de jugo Cepita para traerme un poco de cerveza Guinness. Sí, solamente le faltaba el prendedor del trébol, la falda escocesa y estaría completo el cuadro celta, salvo por el detalle que ella era en realidad descendiente de portugueses y que no sabía ni podía pronunciar “Draid Gog” ("Dragón Rojo" en idioma galés) a la perfección como yo lo hacía.
Porque tenía que aguantarme esta pesada, ni yo lo sabía. Solo era parte de la rutina. Siempre fui amante de las cosas estructuradas, aunque nunca me imaginé que alguna vez unas circunstancias me llevaran a odiarlas. Viene acá, voy a tener que contarle del negro que el otro día se fue, y se fue de verdad, Sra., créame, esta vez no estoy delirando. Creo que ese es mi problema, nunca estoy delirando, nunca ni me atreví a delirar ni un poquito.
.....
-Se suicidó-sentencié.
-¿Cómo?-me dijo mirándome extrañada Cecilia.
-Que se suicidó.
-Pero...
- Te digo que se suicidó, como nos suicidamos todos los viejos de 80 y pico de años. Y no te digo que se metió una bala al cerebro, a nosotros no nos da el cuero para una Colt o para una Smith-Wesson y ni nos interesa. Tampoco con pastillitas, si vivimos en base a ellas, es gracioso, con sus colores podríamos pintarnos la cara de payasos, algo patético. Ya no hay veneno que nos haga efecto, hasta ese punto hemos trasvasado los límites de lo normal. Te digo que se suicidó como nos suicidamos todos los viejos, se dejo ir. Creo que al fin al cabo eso es lo que hacemos todos, nos dejamos ir.
Cecilia me miró sin decir nada
- Porque si pensas, es re loco te digo en serio, vivir una vida de 80 años. Pensá en Alejandro Magno, ejemplo típico, o Jesús que se murió a los 33 crucificado, pero todos sabemos que mucho más no podría haber aguantado, si no se moría crucificado por revoltoso, entonces seguro se moría ahí nomás de alguna infección boluda, o de sífilis contagiada por María Magdalena; porque a Jesús, ojo que le gustaba la fiesta, si así lo dice la misma biblia.
-Y eso que tiene que ver, eran otras épocas….
Épocas más naturales, vivir 80 es en contra de la naturaleza y el precio que pagamos es
este. Ojo, no te digo que no esta bueno, está interesante, de un punto de vista egoísta, se
pueden ver más cosas y se pueden planear más cosas que antes no.
-¿Qué? ¿Vos querés volver a esas épocas?
-No, lo que yo te digo es que la sociedad te empuja a vivir esta cantidad de años, más allá de la medicina chota, ahora no se pueden las cosas rápidas ni aún siendo un genio, ahora tenés que atravesar todas las etapas y cuando te querés dar cuenta recién a los 20 y pico estás ejerciendo tu profesión (si tenés suerte en este país de mierda) y de hay en adelante tenés que luchar bravo para afianzar tu lugarcito, hacerte conocido en tu oficio, y si lo tuyo es ciencia, arte o espectáculo, agarrate bien de la paciencia porque tenés para rato antes de ser verdaderamente “grande” si es que no permaneces toda la vida como un don nadie. A todo esto ya le tomaste el gustito y querés quedarte ahí e igual sabes que te faltan añazos para jubilarte y por supuesto retrasas esa instancia, no solo para no quedarte sin trabajo y por la próxima etapa que ya sabes como se viene, sino también por el maldito sueldo. En fin, se te pasan delante de los ojos así 50 o 60 años fácil. Los hijos te entretienen en el medio, te hacen olvidar y recordar del paso del tiempo. Siempre hay algo con que entretenerse, hasta que un día no lo hay más. Ser jubilado, con nietos más grande que 18 años es re choto, ya no hay nada. Ni los libros, ni nada, es pasar el tiempo, es esperar pelotudamente que vengan a buscarte cuando en realidad…
- ¿Cuándo en realidad que?
-Cuando en realidad es uno que tiene que decidir cuando se quiere ir para el otro mundo, Dios solamente te empuja, te hace dar cuenta que ya no da para más…

04 febrero, 2009

"Piezas de telarañas" - Big intro, small attitude

Tiemblo...como siempre en estas ocasiones tiemblo. Tengo un escalofrío en todo el cuerpo, no sé de donde proviene, estoy perfectamente abrigado. No tengo vaso de cerveza fría a mano, ni hielitos en ninguna parte de mi cuerpo. Las ventanas están cerradas, las persianas dentro de poco las bajaré (Están las puertas cerradas y las ventanas también, ¿no será que nuestra gente está muerta? ) no quiero que me espíen. ¿Qué es lo que me pasa? Nada, nada más que he de contar mi verdad, he de enfrentarme al espejo, decirme frente al espejo: “real”, apuntándome a mi mismo y luego decir “imagen reflejada de lo real” apuntando al espejo. Otra vez, practiquemos de vuelta, pero esta vez de otra manera: real (apunto a mi mismo), virtual (apunto afuera de mi mismo), real, virtual, virtual, real. Mmm, no sé si quedó claro al subconsciente el concepto, aunque me siento un poco mejor. De vuelta frente al espejo, pero en vez de ver su imagen, doblo la cabeza hacia abajo, me veo los brazos, apunto las manos hacia los hombros y repito: real; apunto hacia fuera virtual. Mmmm, esto es peligroso ¿eso significa que todo lo que no sea yo es virtual? Recuerdo lo que me dijo mi psicólogo: - Tratá de…menos, todo eso es virtual, pasa por un tamiz - Tamizado, harina, huevos, torta...mmm, de chocolate con dulce de leche, hace cuanto que no como. ¿Bueno, igual quedó claro? Practiquen todos en su casas… real (inhalo….) virtual (exhalo….), varias veces, van a ver como se sienten mejor en un par de minutos.
¿Yo? Yo he de contar mi historia, de como caí acá, de cómo me llevaron acá. ¡Que desperdicio, que inutilidad! Me podrían haber dejado que me desangre tranquilo en la bañera. Como mierda se me iba a ocurrir que ese vidente me iba a quemar y le iba a decir a todo el mundo lo que estaba planeando, evitando lo que estaba siendo mi único plan perfecto.
¿Yo? He de sobrevivir acá, pero no está tan mal, vivo anestesiado, como lo había afuera, pero esta vez con drogas efectivas, no con escapismos de cuarta. Se puede decir en ese sentido que he subido de nivel. Afuera ni un porrito conseguía, los olía por ahí gritaba a la nada “convida una seca, man”, pero el man se negaba a hacer pública su actividad y no venia y me quedaba sin seca, sin cara y por supuesto, igual de amargado.
Pero por supuesto soy un viejo, a quien le importan los viejos. Somos molestos e inútiles, no nos bancamos ni nosotros mismo y se supone que tenemos que aguantar, dejar que el tiempo pase y que Dios decida. Dios se puede ir a la puta que los parió.

02 febrero, 2009

De vuelta a la carga

Uy si, me colgué. Me re colgué lo re admito. Pero yo soy así. Hasta mi viejo y mi esposa me dicen: uy que pasa con tu blog, que patatín que patatán. Bueno, no importa la cuestión es que estoy de vuelta. Esta vez no los pienso aburrir con acuarelas que no se venden pero son bellísimas, por más que uds no lo sepan admitir (buh!). Esta vez va una onda más delirante por un ratito, gracias al baúl de los recuerdos. Traigoles aqui por el módico precio de quemarse los ojos frente al monitor unos minutos, un "novela", más bien diría yo una redacción loca que una vez escribí en capítulos y que todavía reflexiono para que mierda carajo la escribí, pero bueno, se las presento, bajo título de "Piezas de telarañas", el porque a mí me resulta divertida y más vale que se rían porque sino....P