24 febrero, 2009

"Piezas de telarañas" - Intermezzo

-A ver.. ¿Cuál es tu problema?-me dijo Cecilia
-Pero, tarada, cuantas veces tengo que decirlo…volvé al capítulo ocho y léelo ahí!! - le respondí agriado
-Mirá, a mi no me vengas con boludeces, eso dejalo para los demás. Además…. ¿era realmente linda chica?
- No, si iba a ser fea, como va ser...-la fulminé con la mirada.
-¿Que edad tenía ?
-¿Que importa eso realmente? ¿No era que para el amor no había edad?
-El otro día no me dijiste eso ¿En que quedamos?
-Cállate y escuchá:
Ella tenía el fuego sagrado y eso era realmente admirable. Su amor quemaba, ardía terrible, chisporroteaba furioso. Moin femme lion, rouge cabeux, moin beutiful femme fatale, moin perdición. Como ardía por dios, no podía apartar mis ojos hipnotizados de esa fogata. Si yo pudiese prenderme fuego como ella, pero no, yo era frío y calculador. Yo soñaba con estadios espirituales más elevados mientras que mi propio estado era deplorable. Yo era barro, limo en el que se podrían revolcar las bestias y los cerdos más inmundos y sentirse a sus anchas. No sé que podía ver ella en ese limo, que belleza le parecía percibir. Tendría la vista deformada, sería miope. ¿Belleza en qué? Quizás en mi capacidad latente de evolucionar, quizás eso es lo único bueno que se puede decir de mí. Lástima que era inútil, no utilizaría esa ventaja. Siempre sería un cobarde. Andrea tenía razón, nunca aprendería a volar. Fue eso lo que pensé cuando tomaba ese vaso de agua.
-Entonces todo se resume a eso, a Andrea, al capítulo diez.
-Ja, ja, ja, ja. Que inocente, me encantás. Vos pretendes que resuma toda mi vida en una sola sentencia: “Sí, ella fue la culpable”. Pero ¿vos te haces la estúpida o que? te olvidas de María, te olvidas de Ana, te olvidas de mi vieja, te olvidas de todas la mujeres me quise coger y no pude, incluida, obviamente, vos misma.
-No hablemos de ese tema, ya leí el capítulo dos.
-¿A sí? ¿Y te gustó? Seguro que sí. Tengo más material igual en mi pieza esperando a ser develado. ¿Querés venir a verlo? Quizás también quieras usar las botas y el látigo de cuero que tengo guardados para las ocasiones especiales, o quieras en cambio que yo los use…hay de todo en el camino del señor.
-¿No te parece que esto del acoso no te lleva a nada?
-¿A la nada? ¿Qué es la nada? Yo te diré lo que es la nada…los pensamientos de un cerebro después de muerto el cuerpo que lo sostenía, eso es la nada. Lo demás es todo lleno, espacio lleno, habitación llena, botella vacía…llena. No hay vacío completo, el único vacío es el de la muerte.
-¿Te parece?
-Sí, por supuesto que sí, ¿o porqué crees que la odio tanto?
-Miedo a lo desconocido.
-Miedo a lo conocido e inevitable, soy mal perdedor y es la única batalla que no se puede ganar.
-Depende como la enfrentes.
-No me vengas con divagaciones filosóficas, sabés de lo que hablo.
-Sé que deberías aceptar lo inevitable.
-Sé que Dios no da chance.
-Y después decís que yo soy dark.
-Yo te dije que el discípulo había superado al maestro y vos no me quisiste creer.
-Sí tenés razón, algunos preferimos crecer en vez de quedarnos estancados.
-Mirá vos, ahora me habla de vuelta en forma indirecta e irónica, la señorita, que bonito.
-Me voy.
-¡Andate, andate, y la próxima trae lemon pie! ¡Amargada!

3 comentarios:

GABU dijo...

Creo que en contadìsimas excepciones el discìpulo no logra superar al maestro...

P.D.:Pero en el caso que no lo logre,por què tendrìa que significar estancarse??
O acaso no vale que uno proponga y el entorno disponga??

BESITOPPPP
Ñam Ñam Ñam...Que ganitas de clavarme un lemon pie me dìo!! :P

Patto dijo...

Parecen momentos retratados con una fotografía lenta, espesa...

Aparecen, los espiamos, y desaparecen.

Y así, seguimos a oscuras, esperando a que vuelva el próximo flash.

Anónimo dijo...

Yo creo que la nada esta antes y despues de muertos, y es algo que va más alla de quienes la experimentamos. Aguante Sartre!
soy fan de CEcilia! Ceci te quiero ser presidenta de tu club de fans! jajaja