25 agosto, 2009

Este no es un post en un blog


Esta no es una explicación a Magritte (pintor surrealista belga). Esto es un divague o no.
Dicho esto:
Arriba se puede contemplar una de las obras íconos del surrealismo, realizada por Magritte. La impresión que da es desde el primer momento, chocante, que deja a uno en un estado de confusión.
La obra es simple, y en su simpleza, también compleja debido a lo que activa interiormente. La obra, como bien puede verse, se trata principalmente de una pintura de una gran pipa, pero también está el añadido de un texto (ya de por sí el añadir texto no es muy convencional en una pintura) que dice "Ceci n'est pas une pipe" que traducido del francés claramente establece "Esta no es una pipa". Y aquí viene el gran encontronazo: como dice que no es una pipa mientras que claramente se ve una pipa!!! Por supuesto en el surrealismo, no hay explicaciones, pero en el nombre de lo puramente filosófico podríamos intentar dar alguna. Quizás lo que quizo decir Magritte es que un dibujo de una pipa, no es una pipa (lo cual es muy razonable). Inclusive en el decir "pipa" no hay tal pipa, solo hay una palabra que designa supuestamente un objeto, pero que mentalmente cada uno se imaginara de una forma diferente o no se imaginara o ni siquiera entendera de lo que uno esté hablando por no saber lo que es una pipa, o no entender la palabra o por hablar otro idioma. Obviamente, esta no es la una explicación posible, solo una de las más interesantes. Aunque me queda una más atractiva y loca todavía: Magritte quizo inducirnos a la "iluminación Zen". En la filosofía Zen y la actividad que realizan los maestros Zen en los monasterios para enseñar a sus discipulos, las enseñanzas, oraciones, historias y adivinanzas con contradicciones (alias "koan") son cosa de la vida diaria. Lease como típico ejemplo alguno de las partes que componen el libro de Tao Te King. Se supone que con ellas el discípulo puede llegar a la iluminación espiritual (alias conocer/ver el Tao?) debido a que llega a "resolver" la contradicción y por ese mismo medio llegar a la comprensión del universo entero. Entonces quizás Magritte quiso ser por un momento un maestro Zen o al menos imitar a uno. En su homenaje no queda más que decirles, queridos amigos, la cruda verdad: ESTO NO ES POST.

15 comentarios:

Lucy in the Sky dijo...

La libertad total de dejarnos caer en un laberinto interminable de ideas que rompen con todas las estructuras. Un verdadero placer.

Esto no es un comentario.

Mariana Soffer dijo...

Yo creo que puede ser un maestro zen en un monasterio pero lo que intenta hacer no es proponer una paradoja, sino dejar de entender el mundo como normalmente lo entiende, sacarle significado, desconocerlo. Para luego descubrir el mundo partiendo desde cero, pero con la comprension de que todo concepto o definition es un invento.

Luna dijo...

Me inclino por la primera explicación que das. Aunque la teoría Zen es bastante atractiva.
Entre nosotros y dejando de lado todo razonamiento erudito, para mí lo hizo simplemente como provocación.

Besos licenciado

Don físico dijo...

Lucy: Eso es ! Libertad!!!

Marianna: lo que vos definiste como "...dejar de entender el mundo como normalmente lo entiende, sacarle significado, desconocerlo. Para luego descubrir el mundo partiendo desde cero..." es para mí la mejor aproximación a lo que intentan justamente los monjes Zen. No soy muy experto en el tema, pero de los dos libros que he leído sobre Zen ("La práctica del Zen" Chang Chen Chi, "Introducción al budismo Zen" D.T. Suzuki) me han hecho entender precisamente eso. Recomiendo su lectura, principalmente de este último aunque a veces pueda parecer pesado.

Luna: Y la provocación a que lleva? O a la ira, o al miedo, o la confusión. En este último caso, creo yo, después de la confusión se llega a un nuevo "estado de equilibrio" o re-estructuración de la mente. ¿Que te parece?

Luna dijo...

la provocación puede generar un cambio, un ponerse a pensart que las cosas pueden ser diferentes, un hablar de algo que antes ni siquiera se discutía.
No olvidemos que la pintura venía de siglos de academismo.

Besos

Mariana Soffer dijo...

Sabes que el dr suzuki me ha parecido maravilloso, lo descubri cuando tenia cerca de 20 anios, ahi me cope con el zen budhismo. Muy acertada tu recomendation. Y es exactamente lo que el dice lo que yo digo en realidad se debe a como este hombre a influido en mi cerebro
Besos

Patto dijo...

Me encantó esta contradicción.
Muy interesante donfi!

Don físico dijo...

Luna: Debo diferir apenas levemente de solo una parte de su opinión aquí expresada. Según mi humilde punto de vista el acadeimismo ya se había quebrado con anteriores pintores/movimientos pintóricos, desde ya cuento como ejemplo la postimpresionista era del fauvismo. Mismo la manera de pintar del impresionismo, aunque siempre figurativa, era un romper de lanzas con el estilo tradicionalista. Por supuesto coincido que el surrealismo, fue ya definitamente el divorcio, ya sin reconciliación posible, declarado públicamente a los cuatro vientos a con los preceptos de la Academia. Lo más revolucionario del surrealismo es justamente, ver las cosas de otra manera; pero no solamente eso: sacar a flote el inconsciente del pintor. Esto es: pintar el interior del alma humana, por más que esto nos parezca imposible o irracional. Sin embargo, es en el arte, y principalmente en la pintura donde se carece de los ritmos de la música y de la esclavitud de las palabras en la escritura, donde creo yo entonces se puede hacer la aproximación más cercana a ese claroscuro que tenemos adentro.

Don físico dijo...

Marianna: Vaya sorpresa! Ud también es una adepta a la filosofía zen. A mí la filosofía zen mi interesa mucho a pesar, debo confesar lo obvio, de que algunas cosas contradicen mis creencias y filosofía que naturalmente son más racionales y arraigadas en el cientificismo.

Don físico dijo...

Patto: En la contradicción está la respuesta o como dice un dicho zen: "Si ves a un Buda, cortale la cabeza"

Mariana Soffer dijo...

Es interesante que a ambos nos guste, me parece muy divertido. Pero por algo nos entenderemos tambien, porque pensamos de forma parecida.
Carinios

Ary dijo...

JA! Esto será un comentario. :)

Me gustó el nuevo encabezado, acuarela molecular!

Don físico dijo...

Ary: Mire quien se apareció después de tanto tiempo!!! Me alegra que le haya gustado el encabezado, pero a ver que me dice de este post y de los tantos post que ha habido desde la última vez que me comentó (sin contar en este post, no sea tramposo)

Callmedaddy dijo...

Según el DRAE, una "pipa" es un "utensilio para fumar, consistente en un tubo terminado en un recipiente, en que se coloca y enciende el tabaco picado u otra sustancia, cuyo humo se aspira por el extremo de la boquilla del tubo". Por consiguiente, Magritte sólo se limitó a decir la verdad: la ausencia de recipiente, de tubo y de tabaco revelan a simple vista que la lámina situada ante nuestros ojos no es una pipa, sino un cuadro. Para escribir tal afirmación, el pintor no necesitaba conocer la filosofía Zen (de paso, ¿habrá leído Magritte el Tao Te King?). Tal vez el artista, de indiscutible genialidad, tuvo una sola intención al incorporar ese texto: dar que hablar. Y vaya si lo logró.
Este no es un comentario.

Don físico dijo...

Sin duda alguna, que un dibujo de una pipa no es una pipa, como cualquier dibujo de algo no llega a la realización material de un objeto. En ese sentido Magritte tiene razón, pero sigo pensando o fantaseando de que quizás quería transmitir algo más profundo. Adjudicarle que su sola intención era la de dar que hablar es algo plausible pero también lo hace ver más como un artista que buscaba solo publicidad. En cuanto a si Magritte habrá leído el Tao Te King, es una pregunta que no puedo responder, no soy su biografo ni he leído su biografía; aunque desde mi perspectiva veo muy posible que él y otros surrealistas hayan estado al tanto de la filosofía oriental.